Español

Pongase En Contacto Con Trabajadores Sociales Del Area De La Bahía

Alameda
Wayne Luk
510-268-7861
wluk@co.alameda.ca.us
Contra Costa
Joan Miller
925-335-7040
MilleJD@cws.state.ca.gov
San Mateo
Maria Bustos
650-595-7651
MBustos@co.sanmateo.ca.us

“Hace más de 30 años que adopté a mi primer hija en Perú. Nunca pensé en la posibilidad de ser madre adoptiva otra vez, especialmente a mi edad. Miembros de mi iglesia me preguntaban: ¿Cómo es que puede tomar nuevamente el papel de madre para niños huérfanos? Yo les respondía: Es muy fácil, solamente se requiere mucho amor y fe. Además, todo se puede cuando uno quiere servir a su comunidad y ayudar a otro ser humano.”

La Sra. Ortiz se jubiló de su carrera de enfermera y aspiró a dedicarse a la crianza de niños huérfanos. Ahora, es madre adoptiva de una nina de 14 años llamada Elizabeth.

“Dejé mi empleo por un tiempo y atravesé una etapa difícil, preguntándome a mí misma qué es lo que iva a hacer por el resto de mi vida. Yo creo en Dios y puse mi confianza en El. Un día abrí mi Biblia y encontre un anuncio de cómo poder ser padre de crianza… lo tomé como un mensaje de Dios. Llamé a la trabajadora social, y rápidamente me asistió e informó sobre el proceso y los requisitos para convertirse en padre de crianza.”

Después de 10 lecciones de crianza y 2 meses de espera, la familia Ortiz recibió en sus brazos a una niña de 7 años. “Nececitaba el amor, apoyo y cuidados más intensivos por ser niña de necisitancia especial. Nuestra familia se empeñó en hacer lo más posible para que la niña se aclimatara a su nuevo ambiente.”

Para la familia Ortiz, ha sido una bendición poder ver el cambio positivo y el desarollo de Elizabeth. “La niña ya tiene sus propias metas, saca buenas calificaciones, y asiste a un grupo de jóvenes en nuestra iglesia. Me da mucha alegría decir que la niña que acepté hace siete años en mi hogar y más importante, en mi corazón, ya es nuestra hija legal.”

La familia Ortiz también se ha dedicado a la crianza de Pablo y David, dos hermanos biológicos de 10 y 11 años. “Nos da mucho gusto poder retener juntos a los dos hermanos biológicos.” La familia Ortiz ha mantenido a los hermanos unidos bajo su techo por 3 años y tiene la esperanza de adoptarlos en el futuro. “Hemos pasado por momentos defíciles, pero creemos que todo es posible cuando hay amor y el crecimiento de nuestra familia es testimonio de esto.”